La sorprendente historia de los belenes y por qué se lo debemos todo a San Francisco.